El masaje tradicional tailandés o masaje Thai, se basa en una combinación de presiones y estiramientos corporales que ayudan a liberar tensiones, restablecer la energía vital y armonizar el metabolismo, restaurando en el cuerpo su capacidad propia de sanación.

Las presiones sobre puntos específicos a lo largo de las líneas energéticas que recorren todo el cuerpo (líneas Sen), son realizadas con dedos, manos, brazos y pies, creando espacio entre las fascias y la musculatura y consiguiendo así un efecto a la vez energético y relajante.

Los estiramientos pasivos, muy similares a las asanas de yoga, permiten recuperar la elasticidad y flexibilidad de músculos y articulaciones.

La secuencia del masaje en combinación con el ritmo regular de la respiración del masajista que se armoniza con la del paciente, restablece el correcto flujo de la energía y equilibra cuerpo y mente, dejando una profunda sensación de paz y bienestar.

La sesión de masaje tradicional tailandés se realiza sobre un futón o colchoneta en el suelo y con el paciente vestido con ropa cómoda y ligera. No se utilizan aceites, cremas ni bálsamos, salvo en tratamientos específicos y tienen una duración de entre 1h15min y 1h30min.

Ésta técnica milenaria considerada preventiva y sanadora, ayuda a conservar un buen estado de salud y un alto nivel de bienestar. Es un masaje apto y recomendable para todas las personas. Un regalo para el cuerpo y la mente. Pide aquí tu cita